Gradación del pantalón con ratios diferentes de cintura y cadera.

logo CC1C def gran

Gradación del pantalón con ratios diferentes de cintura y cadera.

Según las tablas que utilicemos nos podemos encontrar que las ratios de cintura y cadera sean iguales o diferentes.

En la tabla que realizamos para unificar el tallaje del pantalón en base de las medidas de cinturas de  la conformación normal,  dimos a toda la tallas una progresión igual en cintura y cadera.

Sin embargo si tomamos como base la tabla de medidas de señora normalizadas que encontraréis en el epígrafe de medidas  vemos que la progresión de  cintura y cadera es constante pero de ratios diferentes: la cadera crece y decrece de 1.5cm mientras que la cintura de 2 cm.

La gradación de los pantalones en base a este tipo de tablas de medidas es delicada ya que según dónde fijemos el punto de anclaje del escalado nos podemos encontrar con resultados muy diferentes, que responden no a una mala realización del escalado sino a  una diferente concepción de la prenda.

Para evitar estos líos podemos escoger una tabla proporcional que tenga la misma progresión de cintura y cadera.

Una tabla, por ejemplo de medidas de señora proporcional puede ser la siguiente:

talla

34

36

38

40

42

44

46

48

50

52

Pecho

40

42

44

46

48

50

52

54

56

58

Cintura

31

33

35

37

39

41

43

46

49

52

Caderas

43

45

47

49

51

53

55

58

61

64

En la tabla anterior podemos ver que las ratios de cintura y cadera son idénticas desde la talla 34 a la talla 46. Y de la 48 a la 52. De la talla 34 a la 46 siguen una ratio de 2 cm tanto la cadera como la cintura, mientras que desde la talla 48 a la 52 siguen una ratio de 3 cm

En el caso de una tabla como la anterior, la gradación del pantalón será uniforme escojamos el punto de anclaje que escojamos ya que rK=rC.

El problema se pone en el momento en que las gradaciones en que las ratios de cintura y cadera no son iguales.

La diferencia está sobre todo en el delantero del pantalón, ya que en la parte trasera toda la diferencia de la cintura pasa en la parte lateral: los dos arcos para determinar la cadera trasera se sitúan uno en la punta de la costura de fondo y el otro en la costura lateral reportando toda la diferencia a la parte lateral del pantalón.

En el delantero la cintura la descontamos tanto desde la mitad delante como desde la costura lateral del delantero, en el caso de la mujer incluiremos una pinza en el delantero para salvar la gran diferencia entre las dos medidas.

Si la ratio de cintura y de cadera son diferentes a nivel de cintura en el delantero deberemos dar un cuarto del valor de la cintura, y en cambio en la línea de caderas deberemos dar un cuarto de cadera.

Cuando grademos cada talla acumulará diferencia de las tallas anteriores sumándola a la actual dando un mayor volumen a la cintura que a la cadera deformando el trazado base.

Si nos fijamos en la tabla de medidas que proponemos en este blog, de la cual recordamos aquí los valores de pecho, cintura, cadera y la talla, vemos que la diferencia de cintura/ cadera en la talla 34 es de : 14,5 cm  y en cambio la diferencia entre las mismas medidas de la talla 54 es de : 8,5

Tabla
medidas propuesta por el blog

talla

34

36

38

40

42

44

46

48

50

51

52

53

54

Pecho

40,5

42

43,5

45

46,5

48

49,5

51

52,5

54

55,5

57

58,5

Cintura

44,50

46,00

47,50

49,00

50,50

52,00

53,50

55,00

56,50

58,00

59,50

61,00

62,50

Caderas

30

32

34

36

38

40

42

44

46

48

50

52

54

diferencia
c/K

14,50

14,00

13,50

13,00

12,50

12,00

11,50

11,00

10,50

10,00

9,50

9,00

8,50

 

Vemos por otra parte parte que el valor de la diferencia entre cintura y cadera desciende constantemente desde la primera talla hasta la última de la serie dando una ratio de -0.5 en sentido de tallaje ascendente, mientras que en la primera tabla tiene una diferencia constante de 12 cm entre la talla más pequeña y la más grande.

Si usamos una tabla con diferencia constante entre cintura y cadera podemos utilizar en toda la gama el mismo sistema de pinzas ya que la diferencia entre cadera y cintura es siempre la misma y el re-pinzamiento será el mismo para todas las tallas.

Si la tabla que utilizamos las ratios son diferentes, lógicamente si queremos mantener las proporciones de re-pinzado de cadera deberemos proporcionar el sistema de pinzas:

Si tomamos por ejemplo la talla 34 y la 54 de la talla que proponemos en este blog veremos que el re-pinzamiento de cintura va de 14.50 a 8.50 como hemos evidenciado antes.

Imaginemos que fijamos una talla central un re-pinzamiento de 2 cm de pina delantera y 2 y 2,5 en la parte de atrás, el total de fuerzas de pinzas será de 6.5. Si dejamos fijo este sistema en nuestra tabla y descontamos de la diferencia entre la cintura y la cadera el valor de la fuerza de pinzas, nos encontraremos que en la talla 34 el re-pinzado lateral total será de 8 cm, o sea de 4 cm por cada lado, mientras que en la talla superior el re-pinzado total lateral será de 2 cm, uno por cada lado.

En el caso de la tabla de las ratios fijas de cintura y cadera el re-pinzamiento total de la cadera será de 5,5 o sea de 2.75 a cada lado de la misma.

Como resultado de la gradación de una misma prenda de una talla central idéntica utilizando una u otra tabla nos dará unas prendas en las tallas extremas muy diferentes. Las prendas realizadas con la tabla de ratios fijas dará por resultado un escalado totalmente proporcional y el patrón de la prenda será igual sólo que en escala diferente. En principio parecerá que es mejor esta gradación pero la pregunta del millón… ¿Será consecuente con los cuerpos que debe vestir?

La misma prenda escalada con el sistema de ratios diferentes sufrirá una serie de cambios y el patrón evidentemente se verá diferente, pero se ajustará mucho más al cuerpo que queremos vestir.

Evidentemente es una  decisión de la marca que quiera hacer la producción, si quiere uno u otro tipo de tabla. En la filosofía del prêt à porter muchas veces se premia el hecho de que dos prendas de tallaje diferente deben ser exactamente iguales pero la de talla superior más grande, si no se ajusta el cuerpo, existen los cinturones….

En el caso de utilizar la tabla con ratios diferentes, podemos mitigar la diferencia de caderas proporcionando el sistema de pinzas, para lograrlo debemos primero establecer la proporción sobre una talla central.

Una vez tengamos determinado el sistema de pinzas que nos convenza por la clientela que debemos vestir veremos la proporción que hay entre el total del sistema de pinzas establecido y la diferencia entre cadera y cintura de la talla elegida.

Por ejemplo si en una talla 38 de la tabla que proponemos decidimos un sistema de pinzas de 2cm (delantero) y 2 y 2,75 cm en la parte de detrás tendremos una fuerza de pinzas igual a 6.75cm. Haremos una comparación entre el total de la fuerza de pinzas que hemos decidido y entre la diferencia total entre cintura y cadera.: en este caso vemos que el total de la fuerza de pinzas es de 6.75 y que la diferencia total entre cintura y cadera es de 6,75, o sea la mitad.

Sabiendo que la mitad de la diferencia de cintura-cadera debe ser el total de fuerza de pinzas podemos calcular un sistema progresivo de pinzas para que la prenda gradada tenga una mejor proporción.

De esta forma podemos establecer que la talla 34 cuya diferencia entre cintura y cadera es de 14.5 tendrá un total de fuerzas de pinzas de 7.25 y que la talla 54 que tiene una diferencia de 8.5 tendrá una total de fuerza de pinzas, por lo tanto 4.25.

Una vez que sabemos que la fuerza de pinzas la estableceremos a la mitad de la diferencia entre cadera y cintura, sólo nos falta encontrar el valor de cada una de las pinzas en proporción al total de la fuerza de cada talla.

Un ejemplo de re-pinzamiento de la cintura del pantalón basándonos en la tabla de medidas que proponemos en nuestro blog a partir de la talla 38 es:

Talla
pecho

34

36

38

40

42

44

46

48

50

51

52

53

54

RATIO

cadera

44,50

46,00

47,50

49,00

50,50

52,00

53,50

55,00

56,50

58,00

59,50

61,00

62,50

1,50

cintura

30,00

32,00

34,00

36,00

38,00

40,00

42,00

44,00

46,00

48,00

50,00

52,00

54,00

2,00

diferencia
cintura

14,50

14,00

13,50

13,00

12,50

12,00

11,50

11,00

10,50

10,00

9,50

9,00

8,50

-0,50

ENTALLE  DEL

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,75

0,00

PINZA
DEL

2,15

2,07

2,00

1,93

1,85

1,78

1,70

1,63

1,56

1,48

1,41

1,33

1,26

-0,07

ENTALLE
LADO

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

2,00

 

PINZA
LAT

2,15

2,07

2,00

1,93

1,85

1,78

1,70

1,63

1,56

1,48

1,41

1,33

1,26

-0,07

PINZA
FONDO

2,95

2,85

2,75

2,65

2,55

2,44

2,34

2,24

2,14

2,04

1,94

1,83

1,73

-0,10

FUERZA
PINZAS

7,25

7,00

6,75

6,50

6,25

6,00

5,75

5,50

5,25

5,00

4,75

4,50

4,25

-0,25

Como vemos mantendremos los entalles fijos de la mitad delante y de la costura del lado en la hoja del delantero a nivel de línea de cintura.

 

Volviendo al tema de la gradación, ahora nos encontramos con dos tablas:

a.- una tabla en que la ratio de la cintura es igual a la ratio de la cadera, con un sistema de pinzas fijo.

b.- Una tabla en que la ratio de la cintura no es igual a la ratio de la cadera y hemos calculado un sistema de pinzas semi-proporcional: los entalles de la mitad delante y lateral a nivel de cintura de la hoja delantera del patrón son fijos, mientras que las pinzas son proporcionales a la diferencia de entre el valor de cintura y cadera.

Si gradamos un pantalón con las medidas de la primera tabla no tendremos ningún tipo de problema ya que rC y rK son iguales por lo que es lo mismo que si gradáramos todo el pantalón con sólo una medida base.

Por lo tanto partir de este momento  sólo nos centraremos en la gradación en base de una tabla de medidas de ratios diferentes entre cintura y cadera con un sistema de pinzas semi-proporcional.

 

El problema que ahora abordaremos es interesante desde el punto de vista técnico.

Podemos gradar el pantalón en principio desde dos puntos de ancla. Desde la mitad delante o desde la mitad de la pernera del pantalón, ambos puntos son correctos pero obedecen a dos criterios totalmente diferentes.

Si gradamos desde la costura de mitad delante seguimos el trazado base que dimos en su día del pantalón y el incrementos de la cintura, al contarlo a partir de la mitad del delantero irá a la costura lateral que pivotará sobre la intersección línea de cadera con costura lateral abriéndose en abanico en las tallas superiores  y cerrándose en las inferiores.

La mitad delante quedará en todas las tallas con la misma inclinación, ahora bien, al engrosar la cintura, ¿sólo se engrosa por los lados y por atrás? Si procedemos de esta forma tendremos como resultado un vientre plano en todas las tallas, es lógico que una talla 54 de la tabla tenga algo de “grasilla” en el bajo vientre, ¿no?

Si gradamos fijando el punto de ancla en la mitad del rectángulo de cuerpo lógicamente daremos a ambos lados del delantero sobre la línea de cintura y sobre la línea de cadera un cuarto de las ratios de las mismas.

El efecto “abanico”, evidentemente existirá en el lado a partir de la línea de cadera pero se habrá reducido a la mitad, pero procediendo de tal forma se abrirá otro “abanico” en la mitad delante del pantalón ya que el otro cuarto de la ratio de la cintura y la cadera lo daremos en la bragueta. Este segundo abanico se abrirá de la línea de mitad delante desde su intersección con la línea de cadera hasta su sucesiva intersección con la línea de cintura. Por lo que la mitad delante no quedará recta.

Mágicamente nos ha aparecido una cosa que ya vimos, es más, provocamos en post anteriores al trazar pantalones para conformaciones robustas y obesas. Este abanico abierto en la parte del delantero obedece a que la cintura la hacemos crecer también en la mitad delante y damos un valor de desahogo para albergar un poco de barriga.

Llegados a este punto la pregunta es, ¿cuál es la forma correcta de gradar? No hay respuesta, o mejor dicho si la hay: las dos son correctas.

En este punto entramos en una disertación más filosófica que práctica.

Es más lógico dejar un poco de deshago a la mitad delante, pero nos cargamos el patrón del pantalón que ontológicamente entra de un poco en la mitad de delante.

Un problema técnico: esta holgura no permite patronar de una sola pieza la bragueta ya que la bragueta no dibuja una forma recta y tendremos que patronarla con pieza separada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *