Narciso continuación 2

narciso 2

Narciso continuación 2

Dejamos la primera parte de este blog preguntándonos ¿cómo un creador puede excluir su propia persona  y como puede enamorarse o afeccionarse a otros cuerpos que al propio?

La misma cámara de fotos, utilizada con la misma luz, la misma obturación de diafragma, velocidad y distancia puede dar como resultado una fotografía de arte o una fotografía de fotomatón. El ojo del que está detrás del visor puede transmitirnos algo o simplemente calcular correctamente los parámetros para que la fotografía resultante sea un reflejo fiel del modelo que estamos fotografiando.

En el primer caso la fotografía la hará un fotógrafo, en la segunda un técnico de fotografía.

La creación de moda en este aspecto es exactamente lo mismo. El creador de moda hace una creación y el técnico de moda hará una prenda.

Para que una prenda sea una creación debe decirnos algo, debe tener un peso específico que la diferencie de las prenda sin dejar de serlo. La diferencia entre ellas no es ni el tipo de confección que se ha llevado a término para realizarla, ni el tejido, ni aún la exactitud con que se ha patronado, todos estos elementos son interesantes y pueden dar lugar con mayor o menor facilidad a una creación. En el símil de la fotografía que hemos visto anteriormente la prenda es una buena toma hecha por un buen técnico que aprieta el gatillo y da lugar a un buen negativo, cosa totalmente diferente es una fotografía artística en su sentido estricto.

El arte reside en saber ver  de forma personal una cosa que todo el mundo ve pero que no toman una consideración especial  y poder transmitir ese punto de vista personal en la realización de la obra de forma que los demás lo comprendan y que tomen a partir de ese momento especial consideración sobre la característica subrayada del por el artista.

El mensaje que envía el artista no importa que sea leído de la misma forma y con el mismo contenido que él ha pensado. La obra de arte cuando nace tiene vida propia. A veces se lee al revés de como la ha concebido el artista: es debido a la diferente trayectoria intelectual del artista y de la gente que lo juzga . Aún siendo leída al contrario seguirá siendo obra de arte ya que ésta hará tomar posición y realzará el mensaje del artista en positivo o en negativo.

El acto de creación es un acto de valentía:  tenemos que enfrentarnos con nosotros mismos. El creador debe despojarse, desnudarse, desinhibirse de su imagen para amar las que ve, debe hacer una abstracción, debe matar sus perjuicios para renacer en la virtud de la belleza del cuerpo abstracto, olvidando el suyo.

El Cant Espritual (Canto espiritual)  de Joan Maragall, cierra su genial oda con el siguiente verso “Sia’m la mort una major naixença!” (“Nacimiento mayor sea mi muerte!”) y lo inicia con el siguiente pareado: “Si el món ja és tan formós, Senyor, si es mira/ amb la pau vostra a dintre de l’ull nostre,/ què més ens podeu dar en una altra vida?” (“Si el mundo ya es tan bello y se refleja,/ oh Señor, con tu paz en nuestros ojos,/ ¿qué más nos puedes dar en otra vida?”)

El acto de la matar los propios perjuicios es como volver a nacer en otro cuerpo ya que una vez que hemos creado habremos superado una serie de perjuicios. Con esta dialéctica, en cada acto de creación el creador crece, no en orgullo,  sino en comprensión hacia los demás, y,  como parte de los demás crece la comprensión en sí mismo reduciendo poco a poco sus propios perjuicios y los perjuicios hacia los demás.

Esta evolución crea un diálogo con la otra parte que son los demás , en cada creación dirá algo sobre sí mismo sin que sea reflejo de sus propios perjuicios ya que estrá creando sobre un cuerpo abstracto. Este algo podrá interesar a los demás porque será impersonal. Este proceso será el que le permitirá de crear con su propia personalidad dejando de lado el lastre indeseado.

En cada acto de creación el creador se aproxima más a la esencia, y va dejando de lado los perifollos, moñas, lazos aplicaciones y demás ornamentos inútiles. La obra de arte de la madurez artística  tiende al mono cromatismo, a la esencialidad de la línea y a la exquisitez de la textura.

Baudelaire decía en su poesía  “Obsession” recogida dentro de sus “Fleurs du mal” (“Flores del mal”):  “Comme tu me plairais, ô nuit! sans ces étoiles/ Dont la lumière parle un langage connu! / Car je cherche le vide, et le noir, et le nu!” (“Cómo me gustarás, o noche! Sin esas estrellas / cuya luz habla un lenguaje conocido / porque yo busco el vacío, le negro y el desnudo” ).

El recorrido de un creador debe ser su propia evolución e irremisiblemente todos los grandes artistas convergen hacia la esencia en nuestro caso a la máxima belleza que podemos ver dentro de nuestra pupila con la paz de ese ente superior que alguien llama Dios y otros conciencia colectiva o abstracción: el hombre.

Podemos decir que es un pecado mortal vestir un cuerpo desnudo, el pecado será venial si pecando podemos contar algo real y consustancial de lo que hemos privado de la vista. Con una obra de arte intentamos hacernos perdonar nuestra osadía.

Los que no son artistas irán cargando la prenda de moñas, perifollos, lazos, aplicaciones y telas complicadas  destruyendo el peso de las líneas de la prenda que ha realizado si sus capacidades técnicas son algo más elevadas que su visión esteta. Lo que realiza o crea una persona forma parte de ella, por lo que podemos muchas veces ver en la presencia de estos falsos creadores las moñas, perifollos y remiendos aplicados a su propio cuerpo creando ese prototipo simiesco en el que se engloban muchos diseñadores sin ninguna consideración por el hombre.

Su evolución tiende a complicar la prenda con todos esos adornos, incluso muchas veces para tapar defectos técnicos. Son curiosas estas prendas por ser un decálogo ambulante de mal gusto y un reto a cuanto se puede afear un cuerpo: Pecado mortal!

Bibliografia electrónica:

EL Cant Espiritual en el original catalán y traducciones: http://www.visat.cat/traduccions-literatura-catalana/cat/fragments/57/19/cat/3/poesia/joan-maragall.html

Obsession de Charles Baudelaire en original francés y traducción al castellano: http://www.poemadeamor.net/2005/04/poeme-charles-baudelaire-obsession.html

Danos tu opinión sobre este post. ¿Te ha gustado?

Cargando ... Cargando ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.